21.4.09

Nocilla Dream

Nocilla Dream de Agustín Fernández Mallo es una novela confeccionada con retazos de vidas perdidas cuando no destrozadas, que pululan por la solitaria carretera US50 en el desierto de Nevada y alrededor de un álamo lleno de zapatos colgando. El libro se compone de fogonazos breves de apenas una o dos páginas con referencias y descripciones sobre el mundo de la informática, la física, las matemáticas y la ciencia en general, supongo que que queriendo establecer un paralelismo entre digamos, la parte "literaria" y la ciencia. La apuesta es audaz y el efecto que consigue de historias de perdedores entremezcladas es inquietante.
Siempre es tentador en estos tiempos hablar de caos, desorden, teoría de catastrofes, mecánica cuántica, son escenarios que parecen generar incertidumbre entre quienes se quedan solo en el título, los podemos utilizar para hacer metáforas (¿nuevas metéforas?), para establecer correspondencias que apoyamos en hechos científicos, todo esto está bien; lo que habría que explicar es que cualquiera de estas teorías son intentos de explicar nuestro mundo y son fundamentalmente determinístas. El que manejemos teorías que se etiqueten como "caos" no significa que la ciencia o la naturaleza esté sumida en el mismo. Otra cosa es que nuestra vida diaria nos parezca un caos, una catástrofe y en definitiva una locura sin mucho sentido. Son cosas distintas.

Por cierto, el libro merece la pena ser leido, es una apuesta nueva que merece atención.

3 comentarios:

Esther Rodríguez Cabrales dijo...

Sólo hay que seguir durante un tiempo los pasos de AFM para imaginar cómo será el libro. Lo cierto es que es uno de mis pendientes, pero me da tanta pereza...

Andrés Portillo dijo...

Yo también lo tengo pendiente y en el punto de mira, pero es que el tío a tenido tanto éxito que me cae un poco mal.

PD: Me gusta el nuevo look de tu blog.

CarlosOllero dijo...

Si alguien lo quiere leer aquí lo tengo. Parece que con un cocktel bien elegido y mezclado puedes tener éxito, en cualquier caso y a parte los temas pseudocientíficos, el libro no está mal, pero no para volverse loco.